La verdad es que no requieren mucha atención, es más adaptarte e introducirlas en tu rutina.

Tips básicos que te ayudarán:

  • Ponlas en remojo en agua fría en cuanto puedas, si se seca es un poquito más difícil de aflojar. La sangre en agua caliente se fija.
  • Puedes utilizar un poco de jabón potásico o similar para darle un pequeño enjuague a mano tras el remojo. Después las puedes meter en la lavadora con tu ropa de color, por ejemplo.
  • Nunca uses suavizante, lejía, etc.
  • Son de algodón orgánico, aunque las puedes utilizar desde el primer día, debes saber que necesitan unos 8 lavados para alcanzar un nivel óptimo de absorción, así que, aunque no las necesites para ya mismo, lávalas con tu ropa normal para ir dándole esos lavados que necesita y prepararlas para que absorban bien.