Antes del primer uso: lávalos de la forma habitual y después hierve los tampones 4 o 5 minutos en agua limpia.

Instrucciones:

Haz rodar el tampón, ajustalo flojo o apretado según te guste que esté y termina asegurando el cordón alrededor del tampón.

Inserta el tampón en la vagina como lo harías con un tampón normal. Cambia su tampón cuando el tampón esté lleno o en su defecto cada 4-5 horas máximo.

Enjuagalo en cuanto sea posible con agua fría, y guárdalos en una bolsa de PUL.

Lávalos en una bolsa o red de lavado junto con el resto de tu ropa.

Después de lavar los tampones, hiérvelos en agua durante unos 4 o 5 minutos para eliminar los residuos de detergente e higienizarlos. No utilices lejía o suavizante.

Puedes secarles en secadora o al aire libre, si los secas al aire libre, sacúdelos para eliminar restos de polvo y cualquier insecto.