• Pul: El pul se usa en los cobertores ya que proporciona una capa exterior hecha de poliuretano muy confiable, transpirable y elástica pero al mismo tiempo impermeable que mantiene tanto al bebé como a su ropa seca.
  • Microfibra: está hecha con fibras sintéticas, similares a la lana, obteniendo así un tejido suave que no absorbe y permite que la humedad pase a través de él, suele colocarse en contacto directo con la piel del bebé, ya que proporciona un efecto seco y evita irritaciones.
  • Cáñamo: es un material muy suave, que tiene un nivel de absorción superior al algodón, siendo uno de los materiales más suaves y duraderos del mercado.
  • Algodón orgánico: este material es libre de químicos, por lo tanto es muy suave al tacto y  la mejor opción para los bebés con pieles sensibles o alergias.
  • Bambú: es un material super absorbente y ultra suave, capaz de mantener 3 veces su peso en agua, el bambú es transpirable y elimina la humedad de la piel del bebé.