Trataremos los pañales de tela de nuestro bebé, como su ropita interior, sólo que más sucia. Así que lo primero que debes hacer es lavarlos.

Es importante que sepas, que los pañales de tela necesitan varios lavados para que cojan un buen nivel de absorción. Puedes utilizarlos desde el primer día si quieres, pero has de saber que lo más probable es que si te despistas fugue. Así que si quieres estrenarlo ya, hazlo de día y cuando estés en casa, de manera que cuando veas que tu bebé ya ha hecho su pipí, puedas cambiarlo, o si te fuga puedas cambiarlo sin problema.

Si estás haciendo cambio de pañales desechables a pañales de tela, es importante que lo hagas gradualmente, intentando que no interfiera demasiado en vuestra rutina diaria… NO es necesario hacer el cambio radicalmente, porque probablemente acabes desbordada en dos semanas y te hagas una idea equivocada de los pañales de tela. Lo mejor es que vayas utilizándolos de forma natural, y poco a poco, cuando quieras darte cuenta estarán introducidos en vuestra rutina diaria.