La mejor Lavanda del mundo se cultiva en La Provenza Francesa, es una planta con un perfume incomparable y con propiedades extraordinarias.

El aceite esencial de lavanda (lavándula angustifolia) es indispensable en casa. Está indicado para una infinidad de pequeños problemas de salud. Nos ayudará para aliviar cualquier tipo de dolor, para limpiar y cicatrizar heridas, para quemaduras y eczemas. Alivia contracturas musculares y dolor de cabeza. Es relajante, ayuda a conciliar el sueño y es antidepresivo. Hay un estudio publicado el 8/02/2016, en el que se confirma la acción protectora y regeneradora de lesiones medulares en ratas, puedes verlo en La Biblioteca Nacional de medicina de los EEUU Puedes consultar el detalle de todos los estudios realizados en la misma web, entrando desde aquí.

No es irritante ni tóxico usado tópicamente, ni tiene efectos secundarios si se utiliza con mesura. En el año 2006 se hizo un estudio en el que se revelaba que tanto el aceite esencial de árbol de té (Malaleuca Alternifolia) como el aceite esencial de lavanda (Lavanda Angustifolia) provocaban un aumento del crecimiento de mamas en niños que utilizaban a diario cosméticos que los contenían. Puedes ver el detalle de esa noticia en el Mundo pero como comentamos en otras ocasiones, los aceites esenciales no son para utilizar durante largos períodos de tiempo de forma habitual. Utilizándolo con control cuando es necesario estos aceites esenciales no tienen efectos secundarios.

Cómo utilizar el aceite Esencial de Lavanda? Recomendaciones básicas de los usos más habituales:

Para eliminar piojos:
En niños mayores de un año (antes no es recomendable) poner 1 gota de aceite esencial de lavanda y una de árbol de té en el champú del lavado, lo explicamos hace unas semanas en Cómo combatir los piojos con aceites esenciales).

Para picaduras de mosquitos, cortes y raspazos leves, quemaduras y cicatrices:
Puedes utilizarlo puro directamente aplicándolo con el dedo, una o dos gotas por aplicación.

Para aliviar dolores de cabeza, sobretodo si es tensional:
Humedece una gasa con agua, y aplica una o dos gotas de aceite esencial de lavanda. Ahora utiliza esta gasa para frotar sienes, frente y parte baja de la cabeza (cuello). También puedes poner una gota en la yema de los dedos y friccionar en las sienes.

El aceite esencial de Lavanda y otros muy útiles puedes encontrarlos en cualquier herbolario, y también en nuestra tienda online!

Bibliografía: la-provenza.es

http://www.wikiphyto.org/wiki/Lavande_vraie

Imagen: Upsocl.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.